lunes, mayo 07, 2007

Publicar o perecer (publish or perish)

Siempre me llamó la atención el desprestigio que tiene la lengua de Cervantes versus la lengua de Shakespeare en América latina, respecto de las publicaciones científicas, en comparación con lo que ocurre en Francia. Donde la lengua gala compite en las publicaciones científicas tanto en proyectos científicos como en antecedentes.
Una de las herramientas de la divulgación científica es la publicación en revistas internacionales o nacionales. Estas publicaciones en la jerga se las llama por su nombre en inglés paper o yo las llamaré por su castellanizado papiro. Los papiros no son en si la la investigación científica, sino son un instrumento retórico tan válido como una conferencia ante pares, donde son piezas discursivas destinadas a convencer a los otros. Es decir los papiros no son la ciencia y mucho menos la verdad, sino que se trata de ejercicios que practican los científicos para convencer a sus pares de lo importante que son sus investigaciones.
Pero los papiros pueden interpretarse de dos formas una idealista como se ve en las documentales del National Geographics Channel, The History Channel o el Discovery Channel; visión muy arraigada en los científicos de origen mexicano por sobre todos los otros latino americanos donde el efecto de Dios lejos y EEUU cerca logró sus frutos. Y otra más realista a lo que ocurre en toda latino América, donde un científico es un laburante como cualquier otro.

Visión Idealista:
  1. Publicamos papiros porque es el modo de dar a conocer el resultado de nuestros trabajos, de nuestras investigaciones al resto de la comunidad científica.
  2. Publicamos papiros porque así damos a conocer nuestros avances en el conocimiento sobre los problemas que se investigan en cualquier parte del mundo.
  3. Publicamos papiros porque allí hacemos públicos los descubrimientos que hicimos en nuestros laboratorios.

Visión Realista:
  1. Publicamos papiros porque estamos sometidos a un sistema según el cual las instituciones nos evalúan de acuerdo a lo que publicamos, de modo que no tenemos más remedio que publicar la mayor cantidad posible de papiros, para ser mejor evaluados y tener más prestigio.
  2. Publicamos papiros para dar a conocer nuestros trabajos ANTES de que lo hagan nuestros pares, para llegar primero y aparecer en el sistemas de citas.
  3. Publicamos papiros para ganar prestigios, porque quienes más publican son más conocidos y valorados. Gracias a eso, se accede a mejores recursos, se obtiene jugosos subsidios para tener becarios que podremos usar como esclavos científicos para seguir engrosando nuestros antecedentes. En la Argentina un científico mayor de 50 años que se precie es aquel que hace caso omiso de este dicho: Después de los 50 no se investiga más para eso están los becarios.
En sentido social en latino América, los científicos son laburantes que, como cualquier otro laburante, se inscribe en un espacio de relaciones sociales en donde existen jerarquías, grupos sociales, conflictos, luchas, traiciones y tradiciones, amores y odios. Y tal vez la visión realista muestra el porque del avance de la lengua inglesa por sobre la castellana, siendo la castellana mucho más adecuada para formalizar una idea. Es decir, luego de finalizada la segunda guerra mundial, EEUU pudo capitaliza a su favor su insipiente industria de editoriales científicas y sistema de publicación masiva aprovechando la ruina del sistema científico europeo. Al recibir un gran flujo de publicaciones en su idioma le permite capitalizar en conocimiento que genera otros paices que viven el la falsa y mantenida burbuja idealista. La cual es mantenida por los tratados bilaterales entre EEUU y sus "aliados" hispano hablantes.

2 comentarios:

Conocimiento libre dijo...

Sr Castellini. Un saludo cordial, no tiene idea de lo mucho que me he identificado con su artículo, tanto que ya estaba a punto de pensar que yo era la única "loca" que no concebía adaptarme al sistema de difusión de las investigaciones en la comunidad científica latinoamericana. Quiero pedirle me permita difundir su escrito entre mis colegas, para ver si puedo lograr despertar a alguien mas con su explicaciones sencillas y muy puntuales sobre el problema, por que lamentablemente es increíble la resistencia que existe entre los colegas científicos al cambio, a unirnos para formar una potencia y a la valoración de nuestro idioma.

sbriara@hotmail.com

Dementor dijo...

No hay problema que difundas mis ideas... creo que cuantos más compartan el real punto de vista... más lugar le daremos a nuestro idioma.