martes, abril 29, 2008

La ciencia del Hijo del Ingeniero versus la del Hijo del Carnicero.

Siempre he tenido la impresión que la condición familiar previa condiciona la actitud de los profesionales científicos, de manera similar a lo que ocurre con los deportes populares respecto del resto de las personas. La esperanza de salir de la miseria siempre se hace en los deportes populares como el fútbol, el boxeo, etc. Si bien la ciencia no es una salida fácil desde un punto de vista de un razonamiento lógico, desde el punto de vista del razonamiento mágico, si lo es. La magia de buscar reconocimiento, poder y prestigio a través de la ciencia es tentadora para lagunas personas en su estadio infantil. Que, luego, condiciona su decisiones a la elección de una carrera profesional. Sus objetivos y expectativas futuras serán analizadas para dos historias familiares, en una un profesional científico cuyo padre fue carnicero y no pudo pagarle sus estudios universitarios y el otro caso un profesional científico cuyo padre fue un ingeniero cuyo pasar económico permitió que estudie sin apremios económicos.

El hijo del ingeniero tiene las cualidades

  • Busca su realización personal
  • Si gana 1 millón de euros sigue investigando
  • Es conservador, va a lo seguro, no especula y corre pocos riesgos
  • Busca calidad
  • Adquiere conceptos profundos.

El hijo del carnicero tiene las cualidades

  • Busca escapar de su mediocridad
  • Si gana 1 millón de euros deja todo
  • Es más especulativo, atrevido, no mide las consecuencias y corre grandes riesgos
  • Busca el resultado y productividad
  • Adquiere conceptos superficiales y acordes con resultados rápidos

La ciencia a partir del renacimiento estuvo en su mayor parte guida por hijos de familias acomodadas que buscaban la calidad y la fundamentación. Luego a partir de mediados del siglo XX hasta la actualidad, la industria de la publicación científica fomentada por el principal país ganador de la segunda guerra mundial, EEUU, ha causado un cambio de punto de vista que dio cabida a esa clase no acomodada acceder al sistema pero que trajo como consecuencia un deterioro en la calidad de la publicación en favor de la producción. En la Argentina, esta dicotomía es mucho mayor y visible.

1 comentario:

Dementor dijo...

Comentarios tontos, tengo por política suprimirlos...